jueves, 10 de marzo de 2016

El Mural "Caídos por la paz y la hermandad de los pueblos" en la plaza Roja [Plan de Propaganda Monumental de Lenin]


El 7 de noviembre de 1918, el mismo día de la inauguración del monumento dedicado a Marx y Engels, Vladímir I. Lenin destapó protocolariamente la gran lona que cubría el mural titulado "Caídos por la paz y la hermandad de los pueblos", obra del escultor Serguéi Timoféyevich Koniónkov (1874-1971), el considerado "Rodin ruso". Presidieron el acto, además de Lenin, Yákov Sverdlov (en las fotos, con cazadora y pantalón de cuero), V.A. Avanesov, N.I. Podvoysky, G.I. Okulova, M.F. Vladímirsky y otros dirigentes bolcheviques. El bajorrelieve, formado por cuarenta y nueve piezas de cemento pintado, se instaló en la cara de la Torre del Senado del Kremlin (Senatskaya Bashnia) que da a la plaza Roja. Muestra a la diosa alada de la Victoria con una bandera roja en la mano derecha y una rama de palma verde (símbolo de la inmortalidad) en la izquierda. A sus pies, entrelazados con crespones negros, se ven dispersos algunos sables rotos y fusiles. En el fondo de la composición hay una representación de un amanecer con los rayos del sol formados por las palabras "Revolución de Octubre de 1917". Pese a la debilidad de los materiales y a que el monumento no satisfizo el concepto artístico buscado con su construcción, el mural permaneció instalado en este lugar hasta 1948, año en el que fue trasladado al Museo de la Revolución, donde permanece expuesto actualmente.

Justo un año antes de la inauguración de la obra de Koniónkov, en este lado de la plaza Roja se habían inhumado, en fosas comunes, los cuerpos de doscientos cuarenta bolcheviques caídos durante los combates de la Revolución de Octubre. Dichos enterramientos dieron lugar a la creación del cementerio del Kremlin, el espacio mítico donde posteriormente se constru también el Mausoleo de Lenin. Hasta comienzos del siglo XIX la parte de la muralla entre la Torre del Senado y la Torre Nikolskaya estuvo ocupada por un foso de defensa lleno de agua procedente del río Neglinnaya. Para celebrar la coronación del zar Alejandro I, la zanja fue cubierta con tierra y convertida en una zona pavimentada y ajardinada dedicada al ocio y, ocasionalmente, a la celebración de ferias y exposiciones al aire libre. Con la excavación en 1917 de las fosas comunes y la instalación al año siguiente del mural de Koniónkov, este rincón de Moscú, con sus sucesivas transformaciones, pasó a ser el lugar sagrado más importante en el imaginario colectivo sobre la historia soviética.


 Fotografías de Lenin encaramado en la muralla del Kremlin, retirando la lona que cubría el mural, y de la obra de Koniónkov tal como se encuentra expuesta hoy en día en el Museo de la Revolución (actual Museo de Historia Contemporánea), en la calle Tverskaya, a menos de dos mil metros de distancia de su emplazamiento original. 

Cuenta una leyenda urbana que en 1918 una anciana se acercó a Koniónkov y le preguntó: 
- "¿Qué es lo que hay escrito en este icono?" 
- "Revolución", le contestó el escultor ruso.
 A lo que la viejecita añadió: 
- "Pero si los santos no sabían nada de la Revolución".
- "Pues que la tengan en cuenta", le espetó el artista.

Sea cierta o no, esta anécdota es un ejemplo del humor satírico que ha caracterizado a los moscovitas a lo largo de la historia y una buena muestra de hasta qué punto la iconografía soviética se acercó al arte sagrado ortodoxo que impregnaba el espíritu del pueblo ruso
 
Cuatro meses después del acto de inauguración del mural de Koniónkov, Yákov Sverdlov murió repentinamente de gripe en la ciudad de Oriol y fue enterrado en el mismo lugar donde se le puede ver de pie, junto a Lenin, en la primera fotografía, enfundado en el uniforme de cuero que se puso de moda entre los dirigentes bolcheviques de aquella época. Tal como muestra esta imagen, sobre su tumba se colocó un busto del escultor ruso Serguéi D. Merkúrov, una obra que aún existe en la actualidad y que forma parte de los doce sepulcros individuales que se hallan tras el Mausoleo de Lenin. La puerta bajo el mural se sigue utilizando como zona de paso entre el interior del Kremlin y la plaza Roja, y fue habitualmente el acceso por el que desfilaban los dirigentes de la URSS (desde Stalin hasta Gorbachov) para acceder al Mausoleo y presidir los desfiles celebrados en la plaza


A partir de aquel año, la base de la Torre del Senado del Kremlin se convirtió en el epicentro de los actos propagandísticos del nuevo orden bolchevique. Rodeando el mural de Koniónkov aparecieron regularmente multitud de banderas, pancartas e imágenes dedicadas a ensalzar los acontecimientos de 1917. Estas dos fotografías fueron tomadas en el mes de marzo de 1919 y corresponden a los actos previos al congreso que dio inicio a la creación de la III Internacional. Lenin fue enterrado cinco años después en el Mausoleo que se construyó en ese espacio sin público que se ve frente a las escaleras, las cuales acabaron siendo suprimidas

Tras el fallecimiento de Lenin en 1924, su primer monumento funerario (el de la imagen), el Mausoleo provisional de madera (también de 1924) y el definitivo de mármol y granito (construido entre 1929 y 1930) taparon sucesivamente el mural de Koniónkov, tal como se observa en esta imagen donde su parte superior sobresale por encima de las coronas depositadas sobre el panteón dedicado al líder bolchevique fallecido. Es por este motivo que, pese a permanecer instalado en la muralla hasta 1948, es uno de los elementos de la plaza menos fotografiados


Transcurridos casi setenta años desde su traslado al Museo de la Revolución, no queda ninguna huella de la presencia del mural en la base de la Torre del Senado, un punto de la necrópolis del Kremlin difícil de fotografiar desde la plaza Roja

La presencia del mural en la exposición permanente del Museo de Historia Contemporánea (calle Tverskaya, 21 - 125009 Moscú) hace justicia a su importancia artística e histórica. Es, quizás, el único elemento del Plan de Propaganda Monumental de Lenin que se ha conservado

No hay comentarios:

Publicar un comentario