domingo, 7 de mayo de 2017

La bandera del 'Día de la Victoria' en el Museo Central del Ejército


Cada 9 de mayo el pueblo ruso celebra el День Победы (Den' Pobédy, "Día de la Victoria"), la fiesta en conmemoración del triunfo de la Unión Soviética en la Gran Guerra Patria, una oportunidad para compartir colectivamente el recuerdo de aquella gesta y rendir homenaje a los veteranos que participaron en ella. La elección de esta fecha, decretada el 8 de mayo de 1945 por el Soviet Supremo de la URSS, no fue una decisión aleatoria. Ese mismo día, el Estado Mayor de la Wehrmacht, encabezado por el Mariscal Wilhelm Keitel, firmó en la localidad berlinesa de Karlshorst la rendición alemana ante el Ejército Rojo, una capitulación incondicional que entró en vigor a las once y un minuto de esa noche. Debido a la diferencia horaria entre Berlín y Moscú (dos horas más), en la capital de la Unión Soviética ya era día 9 cuando la Alemania nazi reconocía oficialmente su derrota. Este es el motivo del desfase de un día respecto a la fecha de la rendición.

Aunque la festividad se celebra desde entonces con fuegos artificiales y ofrendas a la Tumba del Soldado Desconocido, la tradición del desfile anual en la plaza Roja de Moscú no llegó hasta 1965, veinte años después del mítico desfile del 24 de junio de 1945 presidido por Stalin. Tras la caída de la URSS, Borís Yeltsin eliminó esta ceremonia durante unos años y a partir de 1995 la desplazó lejos del centro de la ciudad, hasta la colina Poklonnaya. En 2005, el presidente Vladímir Putin recuperó el desfile en la plaza Roja durante la celebración de 60º aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, aunque la versión completa que podemos ver hoy en día, con equipos y aviación militar, regresó tres años después, en 2008.

Este próximo martes, 72º aniversario del Día de la Victoria, la parada militar comenzará, como cada año, con un soldado del Ejército de la Federación Rusa portando la bandera de la 150º División de Fusileros, la primera que ondeó sobre el Reichstag durante los últimos coletazos de la Batalla de Berlín, y que no hay que confundir con la enseña de la URSS que el fotógrafo Yevgueni Jaldéi inmortalizó en su icónica foto realizada sobre el mismo tejado. La bandera que se muestra durante los desfiles en la plaza Roja no es la original de 1945 sino una reproducción utilizada expresamente para estas ocasiones. La auténtica se encuentra expuesta en una urna en el Museo Central del Ejército, en la capital rusa.


Su inscripción reza lo siguiente:

150 СТР. ОРДЕНА
КУТУЗОВА II СТ.
ИДРИЦК. ДИВ.
 79 С.К. 3 У.А. 1Б.Ф.

150 STR. ORDENA
KUTUZOVA II ST.
IDRITSK. DIV.

 79 S.K. 3 U.A. 1B.F.

150º DIVISIÓN DE FUSILEROS (INFANTERÍA)
ORDEN DE KUTUZOV DE 2ª CLASE
DIVISIÓN 'IDRITSKAYA'
79º CUERPO DE FUSILEROS - 3r EJÉRCITO DE CHOQUE - 1r FRENTE BIELORRUSO

Los combates alrededor del Reichstag, en Berlín, a pocos metros de la Puerta de Brandeburgo, se iniciaron a primera hora del 29 de abril de 1945. Al día siguiente, las Divisiones de Infantería 150º y 171º comandadas, respectivamente, por el general Vasili M. Shatílov y el coronel Alekséi I. Negoda, comenzaron el asedio al parlamento germano, protegido en aquel momento por más de un millar de soldados de la Wehrmacht. Tanto la primera ofensiva de la mañana como la segunda del mediodía acabaron frustradas por la defensa numantina de los alemanes. Poco después, a las tres y media de la tarde, mientras los soviéticos se preparaban para el tercer y definitivo asalto, Hitler se suicidaba en el búnker situado a setecientos metros de esa posición, con el sonido de los proyectiles lanzados contra el Reichstag retumbando en el interior de su refugio. Ignorando este suceso, a las diez y media de la noche las tropas soviéticas lograron alcanzar con éxito el tejado del edificio, lugar en el que el coronel Fiódor M. Zinchenko, comandante del 756º Regimiento de Infantería, ordenó que se izase la bandera de la 150º División de Fusileros. La enseña que ha llegado hasta nuestros días no fue la primera que ondeó en esa azotea sino la cuarta las otras tres resultaron destruidas, sucesivamente, por los bombardeos de la artillería alemana. Tras los duros enfrentamientos de esa tarde y siguiendo las instrucciones tácticas del capitán Stepán A. Neustroev y del teniente Alekséi P. Berest, a las tres de la madrugada del día 1 de mayo los sargentos Melitón V. Kantaria y Mijaíl A. Egorov colocaron la cuarta bandera sobre el frontón de la entrada del lado este, atándola con correas a una estatua ecuestre de Guillermo I. Habían pasado cinco horas desde que ocuparan el techo del Reichstag. En la operación participaron también el teniente mayor Konstantín Y. Samsonov y el sargento Ilyá Y. Syanov, este último proporcionando fuego de cobertura a la incursión de Kantaria y Egorov. Los combates no concluyeron hasta las primeras luces del día 1.

Los protagonistas del asalto al Reichstag fotografiados en mayo de 1945, con la bandera de la victoria detrás de ellos. De izquierda a derecha, K.Y. Samsonov, M.V. Kantaria, M.A. Egorov, I.Y. Syanov y S.A. Neustroev

El 2 de mayo la bandera fue trasladada al esqueleto de la cúpula quemada, donde solo permaneció izada tres días. Según lo acordado por los Aliados, tras la capitulación alemana el Reichstag pasaría a formar parte del sector británico, por lo que el emblema soviético debía ser retirado de su tejado. Comenzó así un periplo de más de dos meses hasta su lugar de destino definitivo. El 20 de junio la bandera partió hacia Moscú desde el aeropuerto berlinés de Tempelhof, custodiada por los cinco militares protagonistas de la hazaña Samsonov, Kantaria, Egorov, Syanov y Neustroev, siendo recibida con todos los honores en el aeropuerto Mijaíl Frunze de la capital soviética. Cuatro días más tarde apareció en el desfile militar de la plaza Roja de Moscú, durante la celebración del Día de la Victoria el día 9, el de la rendición alemana, se había festejado únicamente con un castillo de fuegos artificiales sobre el Kremlin. Finalizadas las celebraciones y por orden de las altas instancias soviéticas, el 10 de julio fue colocada de forma permanente en la antigua sede del Museo Central del Ejército, fundado en 1919, lugar en el que estuvo en exposición, a la vista del pueblo soviético, durante veinte años. En 1965, con la inauguración del nuevo edificio en la Soviétskoy Armii ulitsa, la bandera quedó almacenada en los depósitos del museo para protegerla de la degradación producida por el paso del tiempo. Fue el año, precisamente, en que Leonid Brézhnev instauró la tradición del desfile militar anual. Desde 2011, tras las reformas en la sala principal, llamada desde entonces "Sala de la bandera de la victoria", se exhibe de nuevo el estandarte original de 1945, metida en una urna especial a prueba de rayos ultravioleta y con la temperatura y humedad adecuadas para su óptima preservación.

Durante la instalación de la bandera de la 150º División en este nuevo espacio, los trabajadores del museo descubrieron que no conservaba las dimensiones físicas que tenía tras la guerra. Dicho en otras palabras, que faltaban trozos de tela. Parece ser que, en el pasado, soldados participantes en la Batalla de Berlín habrían recortado algunas tiras para guardarlas como recuerdo de uno de los símbolos más importantes de la participación de la URSS en la Gran Guerra Patria. Un símbolo que, en la actualidad, mantiene en Rusia el mismo poder de cohesión social que tuvo en la Unión Soviética durante décadas.

Mayakovski


El Museo Central del Ejército se encuentra situado al norte del centro de Moscú, en el número 2 de la calle Soviétskoy Armii, más allá del Anillo de los Jardines


Fotografías de la "Sala de la bandera de la victoria", que desde 2011 exhibe de nuevo la mítica enseña de la 150º División de Fusileros. La urna de cristal se apoya en unos raíles de lanzamiento para cohetes BM-13 "Katyusha". Entre otros objetos, en la base hay una esvástica destrozada, símbolo de la derrota nazi, y una copia de la "Operación Barbarossa"  

El moderno edificio del Museo Central del Ejército, de estilo neo-constructivista con elementos del clasicismo estalinista, fue inaugurado el 8 de mayo de 1965. Es obra del arquitecto Borís B. Barjin (1913-1999). En lo alto se puede leer ЦЕНТРАЛЬНЫЙ МУЗЕЙ ВООРУЖЕННЫХ СИЛ СССР (TSENTRAL'NYY MUZEY VOORUZHENNYKH SIL SSSR, "MUSEO CENTRAL DEL EJÉRCITO DE LA URSS")

El fondo del museo contiene más de un millón de objetos relacionados con el ejército. Fue creado en 1919 y a lo largo de los años se ha ido enriqueciendo con el armamento de cada época, como el tanque T-34-85 y el cohete R-9 que aparecen en la imagen. En el interior del edificio se muestran banderas de la Guerra Civil Rusa y de las dos guerras mundiales, así como numerosos documentos, piezas artísticas, fotografías, armas, premios y objetos personales de los oficiales y soldados. En la zona abierta se exhiben alrededor de 157 unidades de artillería militar, vehículos blindados, cohetes (incluidos los MGM-31A "Pershing-1A" norteamericanos), aviones, equipos navales, tanques, misiles estratégicos, aviones de transporte y sistemas de defensa aérea

La mítica instantánea de Yevgueni Jaldéi tomada en mayo de 1945 sobre el tejado del Reichstag. La bandera que aparece en la fotografía no es la de la 150º División de Fusileros, aunque la fachada del edificio, la del lado este, con la Puerta de Brandeburgo al fondo de la imagen, sí es la misma

El Mariscal de campo Wilhelm Keitel, comandante del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas alemanas entre 1937 y 1945, firmó la capitulación en Karlshorst, frente a Gueorgui Zhúkov y otros militares soviéticos, el día 8 de mayo de 1945. Fue juzgado en Núremberg y ejecutado en la horca el 16 de octubre de 1946


Fotografías del edificio de la antigua Escuela de Ingenieros de la Wehrmacht, en Berlín-Karlshorst. La primera es del 8 de mayo de 1945, mientras era custodiado por tropas soviéticas del Regimiento 105 de Fronteras. La segunda es actual, con el edificio convertido en el Museo Ruso-Germano


No hay comentarios:

Publicar un comentario