sábado, 11 de febrero de 2017

"Revolution: Russian Art 1917–1932", exposición en la Royal Academy of Arts de Londres entre el 11 de febrero y el 17 de abril de 2017


Hoy se inaugura en Londres una de las mejores exposiciones sobre el Centenario de la Revolución Rusa que se podrá ver este año en todo el mundo. Con el título Revolución: El arte ruso 1917-1932, su texto de presentación en la página web de la Royal Academy of Arts nos da una idea del concepto de la instalación y del alcance de su propósito, sin obviar en ningún momento el lenguaje siempre tendencioso en todo lo relacionado con Rusia y el Comunismo

Es el siguiente:

Cien años después de la Revolución Rusa, esta potente exposición explora uno de los períodos más trascendentales de la historia del mundo moderno a través de la lente de su arte pionero. 

Artistas renombrados como Kandinski, Malévich, Chagall y Ródchenko estuvieron entre los que vivieron los fatídicos acontecimientos de 1917, que acabaron con siglos de gobierno zarista y sacudieron a la sociedad rusa hasta sus cimientos.

En medio del tumulto, las artes prosperaron a medida que los debates giraban en torno a qué forma debía adoptar un nuevo arte "popular". Pero el optimismo no iba a durar mucho: a finales de 1932, la brutal represión de Stalin corrió las cortinas de la libertad creativa. 

Inspirada en una notable exposición inaugurada en Rusia justo antes de las restricciones impuestas por Stalin, con esta instalación celebraremos el centenario histórico de la Revolución de Octubre centrándonos en el período de quince años que va desde 1917 a 1932, cuando las posibilidades parecían inicialmente ilimitadas y el arte ruso floreció en todos los medios. 

Esta exposición de gran alcance -por primera vez- examinará todo el paisaje artístico de la Rusia posrevolucionaria, que abarca las audaces innovaciones de Kandinsky, las abstracciones dinámicas de Malévich y los suprematistas y la aparición del realismo socialista, que llegaría a definir el arte comunista como el único estilo aceptado por el régimen. 

También incluiremos fotografías, esculturas, cine de pioneros como Eisenstein y carteles de propaganda evocadores de lo que fue una época de oro para el diseño gráfico. La experiencia humana será llevada a la vida con una recreación a gran escala de un apartamento diseñado para la vida comunal, y con objetos cotidianos que van desde cupones de racionamiento y textiles a la brillante y original porcelana soviética. 

Revolucionarias por derecho propio, el conjunto de todas estas obras capta tanto las aspiraciones idealistas como la dura realidad de la Revolución y sus secuelas.


Estas son algunas de la obras que se podrán ver a partir de hoy en la Royal Academy:

"Suprematismo Supremus Dinámico" (Kazimir Malévich, 1915)

"Cresta Azul" (Vasili Kandinski, 1917)

"V.I. Lenin y Manifestación" (Isaak Brodsky, 1919)

"Bolchevique" (Borís Mijaílovich Kustodiev, 1920)

"Fantasía" (Kuzma Petrov-Vodkin, 1925)

   "Hiladora Roja" (Andréi Golubev, 1930)

"Campesinos" (Kazimir Malévich, 1930) 

Publicidad "Por supuesto, crema-soda!" (Anónimo, 1926)

La dirección postal de la Royal Academy of Arts es Burlington House, Piccadilly, Mayfair, London W1J 0BD, Reino Unido. Se encuentra situada muy cerca de Picadilly Circus y Regent Street.


Su horario es: De sábados a jueves de 10h de la mañana a 6h de la tarde y los viernes de 10h de la mañana a 10h de la noche. Una entrada cuesta 18 libras esterlinas (los Amigos de la RA y los menores de 16 años entran gratis).

sábado, 4 de febrero de 2017

El monumento dedicado a los pensadores revolucionarios (1918-2013) [Plan de Propaganda Monumental de Lenin]

Ir a la entrada anterior sobre el 'Plan de Propaganda Monumental de Lenin'


Cuando en diciembre de 2012 nació este blog, un diario dedicado a los vestigios soviéticos en la ciudad de Moscú, el "monumento a los destacados pensadores y luchadores por la emancipación de la clase trabajadora" era el único que aún quedaba en pie del Plan de Propaganda Monumental aprobado por Lenin en 1918. Sin embargo, un año más tarde, en 2013, acabó siendo substituido por una copia del obelisco de 1914 erigido en aquel entonces para conmemorar el tricentenario de la dinastía de los Romanov. Demostrando así, una vez más, aquello de que el tiempo nunca muere y que es un círculo que no se cierra jamás, el monumento zarista anterior a la Revolución de Octubre, que había sido reformado en 1918 para homenajear a los pensadores que la inspiraron, es el que desde hace tres años vuelve a presidir un precioso y emblemático parque junto al Kremlin. La fotografía anterior, con el hotel Moscú al fondo de la imagen, data de 1950.  

El 7 de noviembre de 1918, Primer Aniversario de la Revolución de Octubre, fue inaugurado frente al lugar donde se encuentra actualmente la Tumba del Soldado Desconocido, en la entrada norte de los Jardines de Alejandro, el monumento de granito dedicado a los "pensadores revolucionarios", obra del arquitecto N.A. Vsevolozhsky. De hecho, no se trató de una obra nueva sino de la reforma de un obelisco de S.A. Vlasev inaugurado en ese mismo lugar el 10 de julio de 1914 para celebrar -con un año de retraso- los tres siglos de existencia de la dinastía zarista de los Romanov, fundada por Mijaíl I en 1613. Siguiendo los preceptos del decreto SNK del 12 de abril de 1918 "sobre la eliminación de monumentos erigidos en honor de los reyes y de sus siervos, y el desarrollo de proyectos de monumentos de la Revolución Socialista de Rusia", las obras que se realizaron sobre el obelisco original suprimieron el águila bicéfala y los emblemas zaristas. El San Jorge fue substituido por el acrónimo RSFSR (República Socialista Federativa Soviética de Rusia; Российская Советская Федеративная Социалистическая Республика, PСФСР, en ruso; Rossíyskaya Soviétskaya Federatívnaya Socialistícheskaya Respúblika, en ruso transliterado) y la inscripción en la parte inferior del pedestal se cambió por la frase "Trabajadores del mundo, uníos!". 

Los nombres de los zares fueron reemplazados por una lista de diecinueve pensadores y políticos socialistas aprobada por el propio Lenin: los filósofos alemanes Karl Marx (1818-1883) y Friedrich Engels (1820-1895); el fundador del partido socialdemócrata alemán Wilhelm Liebknecht (1826-1900), padre de Karl Liebknecht; el político socialista alemán Ferdinand Lassalle (1825-1864); el cofundador del partido socialdemócrata alemán August Bebel (1840-1913); el poeta y filósofo italiano Tommaso Campanella (1568-1639), autor de la obra "La ciudad del sol" en la que especulaba sobre una sociedad comunista ideal; el sacerdote católico y filósofo francés Jean Meslier (1664-1729), fundador del ateísmo y el anticlericalismo militante; el activista y reformador inglés Gerrard Winstanley (1609-1676), cofundador de "True Levelers" ("Igualitarios Auténticos"), precursor del socialismo; el teólogo y humanista inglés Thomas More (1478-1535), canciller de Enrique VIII (que lo mandó ejecutar) y autor de "Utopía", la obra que trata de una sociedad ideal asentada en una isla; el filósofo francés del socialismo utópico Henri de Saint-Simon (1760-1825); el dirigente del Partido Socialista Revolucionario de Francia Édouard Vaillant (1840-1915); el socialista francés y padre del "cooperativismo" (precedente del socialismo libertario) Charles Fourier (1772-1837); el político socialista francés Jean Jaurès (1859-1914), fundador de "L'Humanité" y asesinado tres días después del inicio de la Primera Guerra Mundial; el filósofo y político francés Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865), creador del "mutualismo" (tendencia económica del anarquismo); el filósofo anarquista ruso Mijaíl Bakunin (1814-1876); el filósofo socialista ruso Nikolái Chernishevski (1828-1889), líder del movimiento "narodnik"; el matemático y político Piotr Lavrov (1823-1900) y el sociólogo Nikolái Mijailovski (1842-1904), teóricos e integrantes del movimiento "narodnik"; y el fundador del marxismo en Rusia Gueorgui Plejánov (1856-1918).

Oficialmente se lo considera el primer monumento soviético del plan propagandístico de Lenin, aunque ese mismo 7 de noviembre de 1918 fueron inaugurados en la ciudad varios monumentos más: el dedicado a la primera Constitución Soviética en la plaza Soviétskaya, el mural "Caídos por la paz y la hermandad de los pueblos" en la plaza Roja y la escultura de Marx y Engels en la plaza de la Revolución. Debido a la construcción de la Tumba del Soldado Desconocido, en 1966 el obelisco fue trasladado un centenar de metros en dirección sur, hasta un rincón del parque frente a la gruta de la muralla del Kremlin.

Durante estas dos últimas décadas el monolito soviético ha pasado casi inadvertido para los miles de turistas occidentales que han visitado Moscú desde la desaparición de la URSS, atraídos por los lugares emblemáticos de la ciudad y ajenos al significado, en su día trascendente, de este símbolo de la Revolución de Octubre. El 2 de julio de 2013 el obelisco desapareció de su pedestal y cuatro meses más tarde, el 4 de noviembre, reapareció transformado en una copia -con algunos defectos y errores ortográficos- del monumento de Vlasev de 1914, colocado ahora en una posición que deja al Kremlin como telón de fondo. Casualidad simbólica o no, esta reaparición de espaldas al centro del poder político en Rusia parece cerrar un círculo histórico vinculado a sus ciclos de gobernanza. Aunque este círculo ya sabemos que jamas se cierra, en un tiempo que nunca muere.

 Con un punto rojo, el lugar donde estuvo ubicado el obelisco entre 1914 y 1918 (en su versión zarista) y entre 1918 y 1966 (en su versión soviética). El punto azul indica el sitio donde permaneció, tras su traslado, entre 1966 y 2013. Es el punto donde se encuentra actualmente la nueva copia zarista de 2013 que ha substituido al monumento a los pensadores revolucionarios (la imagen de Google Maps permite entrever su parte superior)

Inauguración de monumento zarista en julio de 1914

 El obelisco, transformado con la iconografía soviética, fotografiado en 1918, el año de su (re)inauguración

 La lista de los 19 pensadores socialistas, que incluía a un sacerdote católico, un teólogo y un matemático



Imágenes del monumento a los pensadores revolucionarios en sus últimos años de existencia, tal como lo veían entonces los numerosos turistas que paseaban por los Jardines de Alejandro. La primera fotografía es de 2008 y las dos siguientes son del autor del blog y fueron realizadas en septiembre de 2011

Obras de demolición del pedestal el 2 de julio de 2013

Segunda reinaguración del obelisco -transformado de nuevo con símbolos zaristas- el 4 de noviembre de 2013, girado ahora 90º respecto de su posición anterior y dando la espalda al Kremlin


viernes, 27 de enero de 2017

Las celebraciones del Centenario de la Revolución Rusa se centrarán en Moscú el día 7 de noviembre de 2017


En respuesta a un correo electrónico enviado la semana pasada por quien redacta estas líneas, el Departamento Internacional del Comité Central del Partido Comunista de la Federación Rusa ha respondido mediante un e-mail que los "eventos más importantes" con motivo de la celebración del Centenario de la Revolución Rusa se centrarán el día 7 de noviembre de 2017 en la ciudad de Moscú, sin descartar más actividades en otras poblaciones del país. Concretamente ha escrito -como digo, a través de la dirección de correo electrónico inter@kprf.ru- "The basic event is scheduled to be in Moscow on the 7th of November. Besides, the CPRF is planning to arrange festivities in most of major cities".

Todo parece indicar que el Partido Comunista Ruso organizará ese día una manifestación popular por las calles más emblemáticas de la capital y que más allá de esta efeméride no podemos esperar ningún otro tipo de acto de carácter reivindicativo o cultural que recuerde aquellos acontecimientos, como podría ser una exposición, una publicación específica o un ciclo de conferencias. Cada vez parece más evidente que la Iglesia Ortodoxa y el gobierno de Putin han conseguido "diluir" esta celebración haciendo que los rusos confundan revolución con nacionalismo y a los líderes bolcheviques con otras personalidades de la historia clásica rusa, desvirtuando así el verdadero sentido de Octubre.

Mayakovski