lunes, 5 de agosto de 2013

El apartamento y el despacho de V.I. Lenin en el Palacio del Senado

Ir a la entrada anterior sobre el 'Palacio del Senado'

"En el tercer piso del edificio se conserva intacto el apartamento acondicionado para que en él viviera la familia de Lenin, compuesta por él, su mujer Nadiezhda Konstantinovna Krupskaia y María Ulianova, una de las hermanas de Lenin, la más presente en su vida, la más activa revolucionariamente. (...) 

Hay que volver a ese apartamento de la familia Ulianov que todavía hoy parece un ámbito embalsamado. Situado en el tercer piso del palacio del Senado, fue glosado devotamente por el cronista Alexandr Serafimovich: 'Aquí hay todo lo necesario para el trabajo y muy poco para el descanso'. El apartamento familiar estaba constituido por cuatro habitaciones de muebles 'imprescindibles y modestos'. La más espaciosa estaba destinada a la hermana de Lenin, María Ulianova; su esposa, Nadiezhka Krupskaia, disponía de una habitación menor; además el apartamento contaba con un pequeño comedor central y una estancia mínima para Lenin, aunque para compensar disponía de un despacho personal que era la pieza clave del apartamento, del Kremlin, de la URSS. Las dos mujeres parecían vivir en función de Lenin, aunque en sus habitaciones privadas conservaran bibliotecas adaptadas a sus gustos. Ambas tenían una excelente formación intelectual, eran militantes activas, y la Krupskaia perteneció al Comité Ejecutivo [VTsIK] y hasta su muerte, en enero de 1939, estuvo estudiando la obra de su marido, como constata la persistencia simbólica de un tomo de las obras completas de Lenin en la habitación donde esta ensombrecida mujer trabajó hasta el fin de sus días. Sus artículos y cartas de viuda del Intocable eran leídos y temidos por los herederos y la Krupskaia les daba motivos para el sobresalto. En uno de los últimos meses de su vida, la Krupskaia escribió veinte artículos, organizó veinte reuniones, intervino dieciséis veces en el uso de la palabra y contestó doscientas cuarenta cartas enviadas por los trabajadores desde todos los rincones de la URSS.

El profesor Averbaj, amigo de la familia, ha dejado por escrito que Lenin estaba muy contento con su apartamento '...en el que había tantas habitaciones cuantas eran necesarias para él y las personas más cercanas, que incluso ejercían una labor de alta responsabilidad. En lo que respecta al ambiente interno del apartamento, bastaba abrir la puerta para sentirse de inmediato en una vivienda de una familia no pretenciosa, pero sí realmente culta, pues todo allí era sencillo, limpio, pulcro, cada cosa en su sitio, sin esplendor ni adornos refinados, no había objetos de lujo ni innecesarios, pero lo cierto es que había todo lo necesario para una familia que trabajaba mucho y que vive realmente en un mundo de intereses intelectuales'. Y que trabaja nada más y nada menos que en la construcción de un nuevo estado revolucionario. Para tirar adelante este ingente trabajo, Lenin disponía de un despacho no muy grande, con dos ventanas, y sobre la mesa aún puede verse un tintero, plumas, teléfonos, lapiceros, una lámpara. El tiempo parece detenido sobre esta mesa, como lo está a muchísimas millas de distancia sobre la mesa del despacho de Trotski en Viena esquina Morelos, Coyoacán, México, Distrito Federal. Sobre la mesa mexicana de Trotski un plástico protege inclusos sus últimas huellas, desde el momento en que su cabeza cayó abatida sobre la mesa, tras el golpe de piolet de Ramón Mercader, el catalán enviado por Stalin para ejecutarlo. En el de Lenin, junto a la mesa, hay un sillón con asiento y respaldo de mimbre y arrimada al escritorio otra mesa con asientos de cuero donde Lenin conversaba con sus visitantes, fuera el último comisario del pueblo que había conseguido audiencia, fuera la intelectualidad progresista del universo atraída por el magnetismo de un hombre que había cambiado el curso de la Historia. En unas estanterías giratorias estaban las publicaciones informativas, en ruso y otras lenguas, que Lenin leía continuamente, y a su lado una librería con los libros que leía o consultaba: de historia, política, economía, toda la cultura que el movimiento obrero había generado desde el comienzo del siglo XIX. En la actualidad esta biblioteca del Kremlin alberga 8.000 libros, periódicos y revistas en viente idiomas extranjeros, libros, periódicos y revistas dedicados a materias tan diversas como ciencias sociales, literatura, matemáticas, física, técnica, agricultura, medicina, geografía, química y arte militar.

La descripción pormenorizada del despacho y cómo se ensamblaba con los mecanismos de poder del Kremlin y de todo el estado merece una cierta atención. Se trata de una habitación luminosa, abovedada. En el centro la mesa de despacho, con el sobre forrado de paño verde, el mismo color de la opalina de la lámpara. A mano un tintero de mármol blanco, un cartapacio de cordobán rojo, portaplumas, tijeras, un abrelibros de acero con mango de nácar, calendario, formularios y sobres con membrete impreso: República Socialista Federal de Rusia. Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo. Moscú. Kremlin. A la derecha de este bien ordenado espacio de escritura y sobre la misma mesa, dos teléfonos con amplificadores, la lámpara verde y candelabros con velas, para no interrumpir la labor durante los frecuentes apagones eléctricos. También sobre la mesa el índice de teléfonos del Kremlin y más allá las estanterías giratorias ya descritas y la biblioteca de urgencia de Lenin. Todo lo superfluo de la estancia es fruto de la sentimentalidad revolucionaria: un retrato de Marx pintado por un obrero, un retrato de Jaltuzin obra de Altman que Lunacharski regaló a Lenin en una prueba de buen gusto, una lámpara de hierro que reproduce a un herrero sobre el yunque que transforma utensilios de guerra en arados regalada por trabajadores metalúrgicos de los Urales, un pisapapeles de mármol obsequio de trabajadores de Peterhof, un cenicero con encendedor elaborado por los trabajadores de la Jichdelson (hoy Planta Electromecánica Vladimir Ilich de Moscú). Todo lo demás es utilitario: mapas de ferrocarriles, mapas de guerra con los movimientos de las tropas... Por este despacho pasaron los urdidores de la Internacional y futuros líderes comunistas de sus respectivos países: Cachin, Clara Zetkin, Pieck, Terracini, Gallacher, Sen Katayama, Bela Khun, Dimitrov, Sujé Bator. Un reloj parado marca el último minuto de trabajo de Lenin en este ámbito, cuando partió hacia Gorki para convalecer. Eran las 00.45 del 12 de diciembre de 1922 y una grabación, incorporada años después, proporciona al visitante el sobresalto de su propia voz que, pese a las apariencias, no viene de ultratumba.

Hasta aquí el ámbito particular, pero del depacho parten tres importantísimas puertas. Por una se pasaba a la centralita telefónica del Kremlin, comunicada con 120 teléfonos, es decir con todas las zonas de Moscú y con los comisariados y estados mayores del Ejército Rojo de toda la URSS y con las ciudades más importantes. Cada mañana Lenin daba instrucciones a las operadoras y quedaban inscritas en una pizarra, en las que a veces Lenin escribía de propia mano los nombres de las personas que quería ver al anochecer, terminada la jornada de trabajo. La segunda puerta daba a la sala de sesiones del Consejo de Comisarios del Pueblo [Sovnarkom], comunicada a su vez con la Oficina del Consejo de Trabajo y Defensa [CTO por sus iniciales en ruso, STO en ruso transliterado] y con el Buró Político del Comité Central del Partido [Politburó]. El rojo era el color dominante en las ambientaciones: no olvidemos que rojo y hermoso se resulven en ruso mediante la misma palabra. Durante los primeros meses, las sesiones eran diarias y siempre presididas por Lenin, según un reglamento que él mismo redactó y que obligaba a que las intervenciones fueran breves y precisas: una información debía durar diez minutos, una opinión podía ser expuesta por primera vez en cinco minutos y la segunda en tres; no se tenía el uso de la palabra más de dos veces. Lenin era puntualísimo y si alguien se atrevía a llegar tarde recibía una reprimenda absolutamente histórica: se la propinaba el propio Lenin. Todavía hoy en esta sala se conserva vacía la silla normalmente ocupada por Lenin y que nadie ha sido capaz de llenar ni de retirar... Ésta es la imagen más sobrecogedora para el visitante y se complementa con la 'prueba de voz', la de Lenin, aquí introducida con motivo del 110 aniversario de su nacimiento (es decir en 1980) y al servicio de piezas oratorias importantes, como el discurso dedicado a contestar la pregunta: ¿Qué es el poder soviético? Unos cristales especiales permiten la entrada de luz matinal en el despacho de Lenin, pero no de los rayos ultravioleta que podrían dañar su voluntad de eternidad ejemplar, de ámbito casi sagrado desde el que cambiaba la Historia, la Historia del mundo.

Lenin leía, actuaba y escribía; y su mujer, en sus memorias, ha referido que el conductor de la revolución necesitaba  sentarse a 'teorizar' para ratificar la práctica o activarla. En este despacho, centro intelectual de la naciente revolución, Lenin escribiría Las tareas inmediatas del poder soviético y acabó su diatriba contra el revisionismo socialdemócrata alemán: La revolución proletaria y el renegado Kautsky. Desde este despacho dirigió las operaciones militares de la guerra civil, junto a Trotski, aunque este siga siendo hoy un fantasma escondido en esta habitacion. Aquí trabajó Lenin hasta diciembre de 1922, cuando debió trasladarse a Gorki a descansar y a morir. Pero aun antes de salir de Moscú, en una pequeña zona de trabajo de su propio dormitorio Lenin redactaría un montón de artículos destinados al Comité Central".

(Vázquez Moltalbán, M. (1990) Moscú de la Revolución. Barcelona: Ed. Random House Mondadori, 2005, pp. 57-52)

El Museo Lenin en el Palacio del Senado del Kremlin ya no existe. Tras la desaparición de la Unión Soviética, todos los objetos que Vázquez Montalbán describe en su libro fueron trasladados a la población de Gorki Léninskiye, a 10 km al Sur de Moscú, donde se ha centralizado un museo general en memoria del revolucionario ruso. Dichos objetos se encuentran ahora en la casa-museo donde falleció Lenin en 1924 (una antigua mansión neoclásica utilizada posteriormente como 'dacha'). En la misma ciudad existe otro museo, en un memorial construido en los años ochenta, donde se hallan expuestos más objetos pertenecientes a la familia Ulianov. La desaparición del museo del Palacio del Senado y su carácter cuasi sagrado ha provocado una cierta desinformación sobre lo que fue este lugar y lo que queda de él (el uso actual de las habitaciones), así como la ubicación exacta de cada estancia. El mapa interactivo de la página web www.pastvu.com las sitúa no en una esquina concreta del Palacio del Senado sino a lo largo del lado Oeste del mismo (flecha roja en el mapa). Algunas fotografías permiten constatar este hecho, sobre todo por la presencia tras las ventanas de diferentes torres del Kremlin
(Fuente: Google Maps 12/05/2013)

 Croquis con la situación del apartamento de la familia Ulianov y el despacho de Lenin (las 15 últimas ventanas en la tercera planta de la parte sur del palacio). Queda claro que el perímetro por el que se movió el lider bolchevique no abarca todo lo largo del fachada Oeste del Palacio del Senado, aunque esto no descarta que Lenin utilizase otras estancias del edificio, como la veranda frente a la Torre Spasskaya. En este dibujo llama la atención el comentario sobre Lavrenti Beria en la sala de reuniones del Sovnarkom. El resto de etiquetas permiten situar los despachos de otros líderes soviéticos
(Fuente: http://moskva-put.net/attraction/kremlin/senatskij-dvorec/raspolozhenie-kabinetov-vozhdej-i-generalnyh/. Mi agradecimiento a rusa y Vladibostok del foro casarusia)

Vladímir Ilich Lenin (1870-1924)

 María Ilyinichna Ulyanova (1878-1937), hermana pequeña de Lenin
 Nadiezhda Konstantinovna Krupskaia (1869-1939), esposa de Lenin
 Postal con cuatro imágenes del apartamento de Lenin. De izquierda a derecha y de arriba abajo: 1a) Entrada. 1b) Habitación de N.K. Krupskaia, esposa de Lenin. 1c) V.I. Lenin en su despacho, fotografiado en el mes de octubre de 1918 leyendo un ejemplar del Pravda. 1d) Habitación de M.I. Ulyanova

 Segunda postal (de una colección de diez) con otras cuatro imágenes del apartamento de Lenin. En el mismo orden que antes: 2a) Habitación de Lenin. 2b) Centralita telefónica, con la Torre de la Trinidad (Troiskaya Bashnia) tras la ventana. 2c) Sala de sesiones del Consejo de Comisarios del Pueblo, "comunicada a su vez con la Oficina del Consejo de Trabajo y Defensa y con el Buró Político del Comité Central del Partido". 2d) Despacho de Lenin

3a) Esquina Sur del Palacio del Senado, donde se encuentra la centralita teléfonica que utilizaba Lenin (3ª planta). El resto de las estancias se distribuía (tambien en la 3ª planta) a lo largo de la fachada Oeste del edificio (fachada que se ve en el lado  izquierdo de la foto). 3b) Comedor usado por los Ulianov

Vista de la Torre de la Trinidad y del edificio del Arsenal desde el Museo Lenin del Palacio del Senado. En la imagen 2b) la vista desde una de las ventanas de la sala de la centralita ofrece una perspectiva un poco más abierta de la fachada sur del edificio del Arsenal. Por lo tanto esta ventana corresponde a una habitación ligeramente más al norte respecto al cuarto de la centralita. Y esa habitación sólo podía ser el estudio de Lenin

 Cocina en el apartamento de Lenin, fotografiada en 1981

 Habitación donde dormía Lenin (su esposa lo hacía en otro cuarto distinto). Esta estancia es la misma que aparece en la imagen 2a). Vázquez Montalbán escribe lo siguiente: "antes de salir de Moscú, en una pequeña zona de trabajo de su propio dormitorio Lenin redactaría un montón de artículos destinados al Comité Central". El autor hace referencia a ese escritorio que aparece a la izquierda de esta fotografía tomada en 1981. En la pared cuelga una foto enmarcada del matrimonio Lenin-Krupskaia

 Habitación de M.I. Ulyanova, la "más espaciosa". En la imagen 1d) se puede contemplar un ángulo casi idéntico de este cuarto. En la pared, una foto de la madre de los hermanos Ulianov (a la derecha) y otra que podría ser de una hermana de ambos (Olga o Anna) o de la misma Nadia Krupskaia

 Dormitorio de Nadiezhda Krupskaia, una "habitación menor" según el autor. La imagen 1b) muestra este mismo cuarto desde el ángulo opuesto. En relación a este lugar, Vázquez Montalbán comenta que "hasta su muerte, en enero de 1939, estuvo estudiando la obra de su marido, como constata la persistencia simbólica de un tomo de las obras completas de Lenin en la habitación donde esta ensombrecida mujer trabajó hasta el fin de sus días"

 Comedor de la familia Ulianov. La imagen 3b) muestra esta estancia desde un ángulo opuesto. Tras la ventana se observan unos tejados con chimeneas, pertenecientes probablemente al edificio del Arsenal

 El despacho de Lenin, la sala más importante del apartamento. Sobre este lugar Vázquez Montalbán hace una descripción muy precisa: "Lenin disponía de un despacho no muy grande, con dos ventanas, y sobre la mesa aún puede verse un tintero, plumas, teléfonos, lapiceros, una lámpara". Y añade: "En el de Lenin, junto a la mesa, hay un sillón con asiento y respaldo de mimbre y arrimada al escritorio otra mesa con asientos de cuero donde Lenin conversaba con sus visitantes, fuera el último comisario del pueblo que había conseguido audiencia, fuera la intelectualidad progresista del universo atraída por el magnetismo de un hombre que había cambiado el curso de la Historia. En unas estanterías giratorias estaban las publicaciones informativas, en ruso y otras lenguas, que Lenin leía continuamente, y a su lado una librería con los libros que leía o consultaba". Las palabras del autor y lo que vemos en esta fotografía se corresponden con tal precisión que parece como si un guía nos lo estuviese describiendo allí mismo: "Se trata de una habitación luminosa, abovedada. En el centro la mesa de despacho, con el sobre forrado de paño verde, el mismo color de la opalina de la lámpara. A mano un tintero de mármol blanco, un cartapacio de cordobán rojo, portaplumas, tijeras, un abrelibros de acero con mango de nácar, calendario, formularios y sobres con membrete impreso: 'República Socialista Federal de Rusia. Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo. Moscú. Kremlin'. A la derecha de este bien ordenado espacio de escritura y sobre la misma mesa, dos teléfonos con amplificadores, la lámpara verde y candelabros con velas, para no interrumpir la labor durante los frecuentes apagones eléctricos. También sobre la mesa el índice de teléfonos del Kremlin y más allá las estanterías giratorias ya descritas y la biblioteca de urgencia de Lenin". Vázquez Montalbán no se olvida tampoco de los mapas que cuelgan de la pared ("mapas de ferrocarriles, mapas de guerra con los movimientos de las tropas..."). Los regalos que Lenin exhibía en su despacho son más difíles de identificar (quizás esa "lámpara de hierro que reproduce a un herrero sobre el yunque" sea el objeto que se encuentra sobre la mesa que hay junto a la pared). Según la fuente de las fotografías, en tiempos zaristas este despacho perteneció al fiscal del distrito. El autor explica en su libro que de este despacho partían "tres importantísimas puertas": una que daba a la sala de la centralita telefónica [2b)] y otra que conducía a la sala de sesiones del Consejo de Comisarios del Pueblo [2c)]. Es curioso pero Vázquez Montalbán olvidó explicar en su libro qué había detrás de la tercera puerta, si es que tal puerta existió realmente. Puede que obviara este detalle porque la sala de reuniones del Consejo de Comisarios se encontraba a su vez comunicada -quizás a través de esa tercera puerta- con la Oficina del Consejo de Trabajo y Defensa y con el Buró Político del CC. Sea como sea, esta habitación se convirtió en un 'santuario' para todos los leninistas del mundo. Junto con la visita al mausoleo, la peregrinación a este lugar fue un ritual para muchos turistas extranjeros. La imagen 2d) ofrece una perspectiva opuesta del estudio. En ninguna de estas dos fotografías se llega a ver el reloj que fue detenido en el preciso instante en el que Lenin abandonó para siempre este despacho
 
 Sala de estar del apartamento, con un piano

Veranda (o galería-mirador) situado en el extremo Norte del Palacio del Senado. A través de la ventana se observa con claridad la Torre Spasskaya del Kremlin
(Fuente de las fotografías [todas realizadas en 1981]: www.pastvu.com)


Dos vídeos filmados en este lugar:

1) http://tours-tv.com/en/Lenin-Study-and-Apartment-in-the-Kremlin

2) Кабинет и квартира В. И. Ленина в Кремле (1969):


3 comentarios:

  1. Es decir, que si lo he entendido bien, el antiguo apartamento de Lenin se encuentra ahora, al menos parcialmente, desmantelado. Por otro lado, donde vivió exactamente Stalin, ¿en la vivienda del primer piso (nuestra planta baja) del Senado o en el el Palacio Poteshni? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, el apartamento-museo de Lenin ya no existe. Todo el mobiliario fue trasladado al Museo Lenin de Gorki Léninskiye, al 10 km de Moscú, adonde fue a parar también todo el fondo del Museo Central Lenin que había en la plaza Manezhnaya, frente al hotel Moscú. Por otra parte, Stalin tenía su apartamento familiar en el Palacio Poteshni, frente al Palacio de Congresos (construido posteriormente), tal como muestra una entrada que hay en este mismo blog. En el Palacio del Senado tenía su despacho y alguna dependencia para uso particular (ya se sabe que sus horarios laborales eran un tanto... peculiares). Un saludo.

      Eliminar
    2. Mil gracias por la aclaración ! Sería fantástico encontrar algún día una planta de los aposentos del Senado y del Palacio Poteshni :)

      Eliminar